Page 6 - Nexos - Noviembre 2017
P. 6

CABOS
SUELTOS
“CRUELDAD MENTAL” DE MUJERES
Sigue una lista de acciones “cometidas” por mujeres citadas a Corte por ejercer “crueldad mental” contra sus esposos en casos de divorcio en la India desde el 2014. Desde 1955, bajo el Acta de Ma- trimonio Hindú, la crueldad mental es causal de divorcio.
~Abofeteó al marido. ~Le apretó el pene al marido. ~Acusó al marido de estarla engañando. ~Se re rió al marido como “un borracho”. ~Le llamó al marido “elefante gordo”. ~Hizo comen-
tarios sarcásticos sobre Londres. ~Le envió al marido emails despreciativos. ~No preparó té para las visitas. ~Se negó a hacer trabajo de limpieza doméstica.
~No contestó a las cartas del marido. ~No invitó al marido a la ceremonia del bautizo de su hijo. ~No consumó el matrimonio. ~Se negó a tener sexo alegan- do un problema médico. ~Insistió en que el marido se cambiara de la casa de su familia y viviera con ella. ~Abandonó el hogar siguiendo sus ambiciones políticas. ~Visitó la casa del jefe del marido y lloró. ~Amenazó al marido con suicidarse. ~Se dio de golpes en la cabeza contra las paredes de la recámara. ~Se roció de kerose- no y prendió un cerillo. ~Tuvo una “actitud revanchista”. ~A rmó que el marido mostraba insensibilidad de género y chovinismo machista.
FUENTE: HARPER’S, MAYO 2017.
CIRCUNCISIÓN 2, 801
Diciembre 24, 1911. Esta mañana, circuncisión de mi sobrino. Un hombre bajo, de piernas torcidas, Austerlitz, que ya tiene a sus espaldas dos mil ochocientas circuncisiones, hizo el trabajo con gran habilidad. La opera- ción viene di cultada porque el niño, en lugar de estar tendido en la mesa,
lo está sobre el regazo de su abuelo, y porque el operador, en lugar de poner toda su atención, tiene que murmurar plegarias. Primero el niño es inmoviliza- do con ataduras que sólo dejan libre
el miembro, luego se le coloca un disco de metal perforado que precisa la super cie a cortar, después se practica la incisión con un cuchillo casi común, una especie de cuchillo para pesca-
do. Ahora se ve sangre y carne viva;
el “moule” (mohel: el que circuncida)
se aplica en ella brevemente con sus dedos temblorosos, de uñas largas,
y desplaza sobre la herida, como si fuera el dedo de un guante, la piel obtenida de alguna parte. Todo se re- suelve en poco tiempo y el niño apenas ha llorado. Ahora no queda más que una pequeña oración, durante la cual
el “moule” bebe vino y, con sus dedos aún no totalmente limpios de sangre, lleva un poco de vino a los labios del niño. Los presentes oran: “Ahora que ha entrado en la Alianza, que le sea da- do llegar también al conocimiento de la Tora, al feliz vínculo matrimonial
y a la práctica de las buenas obras”. FUENTE: FRANZ KAFKA, DIARIOS (1910-1923), EDITORIAL TUSQUETS, BARCELONA, 1995.
POR UN AMOR DESINTERESADO
Jeremy Taylor (1613-1667) re ere que San Luis el Rey mandó a Ivo, obispo
de Chartres, en embajada, y éste le re rió que en el camino encontró a una matrona grave y airosa, con una antorcha en una mano y un cántaro en la otra; y notando que su aspecto era melancólico, religioso y fantástico, le pre- guntó qué signi caban esos símbolos y qué se proponía hacer con su fuego y su agua. Replicó: El agua es para apagar el In erno; el fuego, para incendiar el Paraíso. Quiero que los hombres amen a Dios por el amor de Dios.
FUENTE: JORGE LUIS BORGES Y ADOLFO BIOY CASARES, LIBRO DEL CIELO Y DEL INFIERNO, EMECÉ, BUENOS AIRES, 1996.
DIGITUS DEI
En comparación con los humanos, las computadoras pueden hacer muy poco respecto a un texto; pero pueden lograr que un trabajo laborioso avance más rápido. En 1949 el jesuita italiano Roberto Busa le lanzó un reto a Thomas J. Watson, de la IBM. Busa era un experto en  losofía y acababa de publicar su tesis sobre Santo Tomás de Aquino, el teólogo católico autor de una famosa obra inmanejable. (La edición crítica en muchos volúmenes de la  losofía de Aquino que encargó el Vaticano empezó en 1879 y ya casi [año 2017] llega a término.) Busa se empezó a preguntar si las computadoras de Watson podrían ayudarlo en su labor. Watson le dio su apoyo y, durante los siguientes treinta años, Busa codi có
sesenta y cinco mil páginas de texto tomista de modo que contara con búsquedas por pa- labra, referencias cruzadas y con lo que ahora llamamos hipervín- culo. El Index Thomisticus fue el primer texto dispuesto para la
erudición digital, no menos sorprendente por empezar con tarjetas perforadas y concluir en línea. “Digitus Dei est hic!”, jugueteó Busa con las palabras en el 2004. El dedo de Dios está aquí.
FUENTE: THE NEW YORKER, 24 DE JULIO, 2017.
4 | NEXOS | NOVIEMBRE 2017 | CABOS SUELTOS


































































































   4   5   6   7   8