Page 6 - Nexos - Febrero 2018
P. 6

                  CABOS
 SUELTOS
     EL PÁJARO DE LA INDIA
Un mercader tenía un pájaro en una jaula. Como viajaba a la India, que era la tierra de donde provenía el pájaro, le preguntó si había algo que le pudiese traer de allá.
El pájaro quería su libertad pero como el mercader se la negó, le pidió que visitara la jungla y que anunciase a los pájaros libres que él estaba cautivo.
El mercader así lo hizo y en cuanto terminó de hablar un pájaro silvestre idéntico al que tenía cayó desde un árbol, sin sentido. El mercader pensó que debía ser un pariente de su propio pájaro y se entristeció al pensar que él había sido la causa de su muerte. Cuando regresó
a su hogar, el pájaro le preguntó si traía buenas noticias de la India.
“No”, dijo el mercader, “temo que
mis noticias son malas. Uno de tus pa- rientes cayó muerto a mis pies tan pronto anuncié tu cautiverio”.
En cuanto oyó estas palabras, el pájaro del mercader se desplomó como muerto.
“La noticia de la muerte de su pariente lo ha matado”, pensó el mercader.
Con mucha pena recogió al pájaro y lo puso sobre el alféizar de la ventana. De inmediato el pájaro revivió y voló a un árbol cercano.
“Ahora ya sabes”, dijo, “que lo que con- siderabas una desgracia en realidad eran para mí buenas noticias. Y de qué manera el mensaje, que sugería la forma de actuar para librarme, me fue transmitido por tu intermedio, mi captor”.
Y se alejó volando, libre al  n. [Escrito por Rumi (persa; 1207-1273)].
FUENTE: IDRIES SHAH, EL CAMINO DEL SUF (TRADUCCIÓN DE A. H. D. HALKA), EDITORIAL PAIDÓS, BUENOS AIRES, 1978.
   LA COMEDIA EN TIEMPOS DE GEORGE BUSH
Un escritor del The Tonight Show me dijo una vez que la parte más difícil de su trabajo no es la escritura misma. Lo difícil es encontrar nuevos temas con los que hacer chistes cada día. El trabajo es incesante porque abarca cinco días a la semana, cincuenta y dos semanas al año. Escribir no siempre es lo más duro, pero sí puede serlo encontrar sobre qué escribir. Y luego todo depende de darle al humor un ángulo fresco.
Recientemente (2007) el vicepresidente Dick Cheney fue noticia de primera plana cuando de modo accidental le disparó a un amigo durante una salida
a cazar. El tema no se prestó de inmediato a un tratamiento humorístico porque el compañero de Cheney resultó seriamente herido en el percance. Sin embargo los comediantes se subieron al tema enfocándose en la destreza del vicepresidente para disparar y evitando toda mención al hombre herido.
Durante su monólogo Jay Leno mencionó que en la apertura de la tempora- da de beisbol en Washington DC, “el presidente Bush lanzó la primera bola... y Dick Cheney le disparó al primer a cionado en las gradas del segundo piso”.
David Letterman dijo: “Hacía tanto frío en Washington DC, que Dick Cheney le disparó al hombre del clima”.
Incluso el presidente Bush le entró a la comicidad en este asunto. Cuan- do dijo unas palabras ante el equipo universitario campeón de tiro con ri e —propiamente un equipo de la academia militar de West Point— durante una recepción en el Rose Garden, bromeó: “Muchachos si de casualidad se tropiezan con Dick Cheney mientras están por aquí, a lo mejor pueden darle unas cuantas pistas”.
FUENTE: GENE PERRET, THE NEW COMEDY WRITING STEP BY STEP, QUILL DRIVER BOOKS, FRESNO, CALIFORNIA, 2a. EDICIÓN, 2009.
  UN MUY MAL REGRESO
[En la Historia Francorum (siglo VI) nos re ere Gregorio de Tours la visión que tuvo San Salvio de la ciudad celestial:] Muerto en apariencia y ya dispuesto para el funeral, volvió Salvio a la vida la mañana misma de su propio entierro. Al abrir los ojos se quejó de haber vuelto a este terrenal habitáculo. Luego ayunó durante tres días y al tercer día re rió su historia.
Cuatro días antes, dice, cuando los suyos le vieron morir, fue conducido por dos ángeles al más alto cielo, de manera que no sólo la sucia tierra, sino el sol, la luna, las nubes y las estrellas parecieron quedar bajo sus pies. De ahí, a través de una puerta reluciente, fue conducido a una morada pavimentada con oro y plata, donde brillaba una luz inefable y había multitud de gente, hombres y mujeres. Los ángeles le abrieron paso por el gentío, y llegó a un punto donde había una nube más esplendorosa que cualquier luz: no había ahí sol, ni luna, ni estrella, pero aquello brillaba más que todas las estrellas,
y de las nubes salió una voz como la de muchas aguas. Dulce perfume le llenaba, de manera que no necesitaba comer ni beber. Pero se le dice que tiene que volver a la tierra para cuidar de la iglesia. Al recobrar la conciencia y contar los misterios de este perfume, se lo arrebatan y su lengua se cubre de dolorosas heridas y se hincha.
FUENTE: HOWARD ROLLIN PATCH, EL OTRO MUNDO EN LA LITERATURA MEDIEVAL (TRADUCCIÓN DE JORGE HERNÁNDEZ CAMPOS), FCE, MÉXICO, 1956; 1a. REIMPRESIÓN, 1983. [EN OTRO PASAJE DEL LIBRO, SE REFIERE LA PECULIARIDAD —BIEN VISTO, INFERNAL— DE UNA CELDA CARCELARIA CON AGUA: EL AGUA “EN AUTOMÁTICO” LE LLEGA A LA BARBILLA AL PRISIONERO CUANDO SE SIENTA Y HASTA LAS CADERAS CUANDO ESTÁ DE PIE.]
4 | NEXOS | FEBRERO 2018 | CABOS SUELTOS






































































   4   5   6   7   8