Page 8 - Nexos - Febrero 2018
P. 8

                   PUERTO
 LIBRE
    La generosa Manqué
Ángeles Mastretta
Pienso en Manqué y la imagino cantando. Digo yo que porque sé, como tantos otros, que María Angélica Luna Parra hizo la vida, sin duda, trabajó, como quien canta. Por eso haber acompañado su fervor y su paso
por la vida me alegra
y me conmueve.
Quiero contar mi admiración por ella por- que cuando muere alguien así siempre sen- timos que no la honramos su ciente. Quiso la suerte que alcanzara yo a decirle algo de esto, una tarde aún cercana.
Sabía yo entonces que la enfermedad la mermaba, pero quienes estábamos ahí
la oímos hablar con la pasión de siempre y no pensamos, sin duda, no yo, que toda esa fuerza fuera la de sus últimos días.
La primera vez que la vi, llegué a su casa y entré como por la mía. Porque así era ella, compartida y tan cálida que el espacio suyo acogía al de los demás. Cargaba a
la tercera de sus hijas. Una preciosa niña de tres años. “¿Camina?”, le preguntó algu- no de nosotros como si no supiéramos que la niña, y sus hermanas, eran guerreras y guerristas como su madre, y que por eso a ella le gustaba cargarla un rato más. Cuan- to se pudiera. Como a la vida misma.
En privado, traté a Manqué, así la llamaba todo el mundo, durante 40 años. “Ya todo empezó hace mucho”, solíamos decir. Desde entonces aprendí que estaba siempre dispuesta a ser la primera en ayu- dar. Cuando mi hija, recién nacida, llegó al hospital sin respiración y, según nos dije- ron al principio, sin que supiéramos qué le pasaría, no tuve cabeza para llamar a nadie. Aún me pregunto quién se lo dijo
a ella, porque apareció enseguida con sus ojos de esperanza y su voz pausada para asegurarme que estaría bien, que así eran los niños, que tan rápido se ponían graves como rápido volvería mi hija a abrir las alas de su risa. Manqué. Por supuesto
tuvo razón, como la había tenido cuando los invitamos a cenar la noche que termi- nó con el nacimiento de mi primer hijo. “Vámonos Luis, es una impertinencia
que estemos aquí a las doce de la noche. Mira la cara de Ángeles. Esa criatura va a nacer en un rato”. Así era ella, sabía mirar
 6 | NEXOS | FEBRERO 2018 | PUERTO LIBRE
Gonzalo Tassier

















































































   6   7   8   9   10